Sector Público

Colaboramos con diferentes niveles de gobierno y administración publica, capacitando a funcionarios y equipos técnicos respecto a la modernización de las políticas públicas de gestión del empleo y asesorándolos para definir prioridades, identificar demandas, desarrollar planes sociales y evaluar impactos.

Planeamiento de RR.HH:

Todo sistema de función pública necesita articular un instrumental de planificación. Trabajamos realizando el estudio de necesidades cuantitativas y cualitativas de recursos humanos a corto, medio y largo plazo, contrastamos las necesidades detectadas con sus capacidades internas, e identificamos las acciones que deben emprenderse para cubrir las diferencias. Los mecanismos y procedimientos de planificación de recursos humanos deberán hacer posible:

  • La optimización de los efectivos cuantitativos y cualitativos disponibles.
  • La adaptación de las políticas y prácticas de personal a los cambios producidos en la organización y en su entorno.
  • La correcta distribución de los recursos disponibles, la redistribución de las personas en función de las necesidades organizativas y un reparto adecuado de la carga de trabajo entre las diferentes unidades y ámbitos organizativos.
  • El seguimiento y actualización de sus previsiones.

Organización del Trabajo:

Colaboramos con la definición de las características y condiciones de ejercicio de las tareas (descripción de los puestos de trabajo) así como los requisitos de idoneidad de las personas llamadas a desempeñarlas (perfiles de competencias).
Los perfiles de competencias de los ocupantes de los puestos deben incorporar aquellas cualidades o características centrales cuya posesión se presume como determinante de la idoneidad de la persona y el correspondiente éxito en el desempeño de la tarea.

Evaluación de Rendimiento:

La evaluación del rendimiento de las personas en el trabajo debe formar parte de las políticas de la Administración Pública, incorporadas por todo sistema de.gestión de Recursos Humanos.
Disponer de sistemas formales de evaluación del rendimiento permite:

  •  Obtener informaciones necesarias para adoptar decisiones en diferentes áreas de la gestión de las personas (remuneración, promoción, capacitación, disciplina).
  •  Validar políticas y prácticas de gestión de recursos humanos, contrastando y valorando su impacto sobre el comportamiento humano en el trabajo.
  •  Orientar el desarrollo de las personas y su crecimiento profesional.
  •  Mejorar la motivación y el rendimiento de las personas en el puesto de trabajo.

Capacitación:

Nos especializamos en favorecer y estimular el crecimiento de las competencias de los empleados para que mantengan alto su valor de contribución y satisfagan en lo posible sus expectativas de progreso profesional, armonizando éstas con las necesidades de la organización.

Los empleados públicos deben recibir la capacitación adecuada para complementar su formación inicial o de acceso, para adaptarse a la evolución de las tareas, para hacer frente a déficits de rendimiento y para apoyar su crecimiento profesional y para afrontar los cambios organizativos.
Los planes de Capacitación se diseñan apoyando las prioridades de la organización, en el marco de las políticas globales, y basándose  en diagnósticos fiables de necesidades.